Fuego Amigo

Artista: 
Fecha: 
Sunday, February 6, 2005
Formato: 
L.P.

Supongo que hay veces que cuando todo se pone en contra, cuando tienes la intención de hacer una cosa y una y otra vez te encuentras con algo que lo impide, uno puede pensar que quizás sea una premonición de algo que no deberías hacer, un aviso del destino o algo así.

Y el caso es que allí estaba yo, abstraído en estos pensamientos, mientras observaba atónito cómo la cajera de la tienda de discos llevaba a cabo una lucha encarnizada con el digipack de Sr. Chinarro. Una batalla sin cuartel por sacarlo de una caja de plástico que lo recubría, una de esas que se usan para activar la alarma en caso de robo. El tema es que la funda, por así decirlo, no dejaba ni un milímetro de holgura, con lo cual la pobre chica era incapaz de extraer el CD. 

Lo siento - me dijo - pero es que todos están igual, no hay manera de sacarlos, los han puesto a presión, me parece que no te lo voy a poder dar. Mientras, la gente que estaba detrás de mí era cada vez más numerosa, al tiempo que los nervios de la cajera iban en aumento. Voy a pedir ayuda. La verdad es que no había escuchado nada del nuevo disco pero allí estaba yo, puntual a mi cita con Sr. Chinarro. 

Vinieron dos personas más, aportando ideas y utensilios para intentar hacer palanca y sacar el disco... pero parecía tarea imposible.Entendemos que si tienes prisa puedes venir otro día... No era mala esa idea... la verdad es ya llegaba tarde pero, no me preguntéis por qué, seguí esperando impaciente el desenlace.

Finalmente la funda de plástico cedió... se activó una especie de resorte y el digipack saltó de la forma más natural del mundo. La cajera me dio el disco con los bordes mellados y un poco doblados... Entiendo que está un poco desgarrado, si no te lo quieres llevar lo puedes dejar - me dijo mientras miraba mi cara de incredulidad. Pero, sin pensarlo y sin darle importancia me lo llevé, a pesar de lo cual a mi espalda, la chica seguía insistiéndome en que si me arrepentía podía cambiarlo por otro. Last chance!

Supongo que hay veces que, aunque todo se ponga en contra, uno sigue empeñado en tomar el camino más difícil, pensando en que puede que sea la última oportunidad...

El disco fue a parar al discman directamente... valió la pena el esfuerzo porque desde entonces no ha salido del reproductor y casi no me apetece escuchar otra cosa... mientras, mi corazón late como esa extraña cruz verde...

Nos enfrascamos en buscar sonidos distintos, canciones diferentes, cosas nuevas bajo fondos electrónicos, buscando performances o incluso obras teatrales en los escenarios... pensando en que todo está perdido, en un momenton en que la piratería, que siempre estuvo ahí, es la bandera que alzan algunos para justificarse y ganar más dinero con otros asuntos. Cuando, como decía Benedetti , las letras habían casi desaparecido de las canciones, pasando a ser un mero acompañamiento, sonidos guturales que actúan como un ritmo más; llega Antonio Luque para demostrarnos que con una guitarra y unas letras tremendas, se puede hacer la mejor canción ayer, hoy o mañana... para demostrarnos que el mensaje no está pasado de moda, que la música no tiene tiempo...

Hay que decir que la producción de J es exquisita, sus coros en Remordimientos, dando un fondo planetario, son increíbles; igualmente acertadísimos resultan los arreglos de cuerda (sobre todo en La cruz verde), la colaboración de Enrique Morente en El rito o la energía guitarrera de El Cuadro... Y vendrán las críticas por el fichaje por una gran multinacional de aquellos que piensan que los músicos viven del aire o que han alcanzado un estado místico en el que pueden sobrevivir sin alimentos, de aquellos que opinan que la independencia pasa por no alcanzar a todos y que sólo unos pocos privilegiados puedan ser dignos de su escucha, de los que creen que cuando un disco lo puede escuchar todo el mundo ya no es alternativo... pues no... la independencia y lo alternativo están reflejados en la grabación de un CD, independientemente del plástico que lo envuelva... no deja de ser curioso cómo, por ejemplo, se considere normal que una serie de individuos tenga un sueldo vitalicio por sentarse en el asiento de un hemiciclo durante cuatro años, mientras que a otros se les persiga por ganar dinero haciendo música...

En fin... he de confesar que me da miedo dejar de escuchar este Fuego amigo... eso no es vértigo - dijo el doctor - es sólo miedo a caerme.

 

Música, Sr. Chinarro