El mundo según...

Artista: 
Fecha: 
Monday, December 4, 2006
Formato: 
L.P.

No se si recuerdan ustedes esa vieja tira cómica de Quino, donde Mafalda escucha inquieta la conversaciones de dos hombres de cierta edad y elegantemente vestidos. Hablan de esos deseos de juventud por cambiar el mundo, y se ríen mientras comentan como ellos también sufrieron esa especie de deseo enfermizo adolescente. Mafalda queda perpleja y huye despavorida al encuentro de sus amigos para avisarle del tremendo hallazgo. Y es que, según parece, si uno no se apura por cambiar el mundo, al final es éste el que termina cambiándote. 

Esta imagen vuelve una y otra vez a mi imaginación cada vez que escucho el último trabajo de Antonio Luque y su heterónimo Sr. Chinarro. Será porque arranca con ese título tan sugerente y turbador como el Mundo según y unos desconcertantes puntos suspensivos. Será porque a medida que pasan las canciones uno recoge ese título y lo interpreta como una invitación a borrar esos puntos suspensivos por tu nombre. Una carta lanzada boca arriba que espera ser recogida y quizás busque no cambiar ese mundo como ente imaginario e irreal, sino más bien el pequeño mundo de cada uno, su realidad diaria.

Será porque el disco casi acaba con una canción, de nombre Militar, que despierta ese sentimiento por alimentar la satisfacción de unirse al sevillano a cambiar el paso en ese rutinario desfile en el que se convierten todas las mañanas de nuestra vidas. Pero esteMundo según… habla también de todo lo que vive Antonio Luque y nos encontramos con más canciones con cierto halo biográfico, o no quién sabe, que le convierten en un pequeño trovador de pequeñas historias con ese toque de humor marca de la casa, como esa gran canción llamada Lejano Oeste.

Pero volvamos al principio y dejemos que Esplendor en la hierba y La decoración vayan poco a poco calando en nuestro desértico cuerpo después de este año largo de sequía. Recuperemos ese verde primaveral que conjuga las lluvias invernales con el sol, ahora tímido. Cantemos y escuchemos una melodía tan novedosa que vuelve a provocar la sorpresa. Aunque no quieras, lo ha hecho otra vez. De nuevo las canciones no paran sonar y te acompañan todos los días… Y te animan a cerrar los ojos a veces, otras provocan la sonrisa y otras te animan a levantarte y bailar al extraño ritmo de una gitana del montón imaginaria. 

Con más de diez años en el mundo de la música y otros tantos trabajos publicados, con la constancia del que se sabe conocedor de sus limitaciones y virtudes, con la sabiduría de aquel que ha nacido para hacer canciones y que no sabe y ya no quiere hacer otra cosa. Con la esperanza que el nuevo cambio de ritmo no agote su talento y su frescura, podemos decir que Sr. Chinarro ha ganado una batalla más en esta guerra de antemano perdida, y el Mundo según… vuelve a tener la etiqueta de imprescindible.

Creo que Sr. Chinarro ha logrado no sólo hacerse con un espacio dentro de este mundo musical sino que está tan lejos de cualquier otra propuesta, que ese año que pasa entre disco y disco genera un vacío casi insoportable.

Música, Sr. Chinarro