The Wilderness

Disco: 
The Wilderness
Fecha: 
Friday, April 1, 2016
Formato: 
L.P.

La lógica de un sueño

Marina llevaba una semana viviendo en ese pequeño apartamento no tan cerca de la Gran Vía como imaginaba, y no tardaría en volver a Barcelona. Marina ha salido a la calle para que Guillen no le vea llorar. Guillen tiene una casa en Madrid, en una de esas calles que se ocultan detrás de la Gran Vía, y pánico al compromiso, y la acaba de dejar.

Jorge es un hombre casado, y tiene dos hijos, y pasan el agosto todos juntos en un pueblo costero y sí se lo preguntaran diría que es feliz, y no sabe que Marina acaba de cortar con su novio porque tampoco sabia que lo tuviera, y está enamorado de ella o de su mirada distante, y en ese momento, en el que se acercó al quiosco en busca de un periódico donde ocultarse, quiso besarla.

Jorge está enamorado de Marina porque se la inventa, porque entre sus diálogos de transacciones, sueña que el roce de su mano sea un sí sin precio en la esquina superior derecha.

Claudia siempre lleva un libro en la mano, no tiene bolso y en su bolsillo derecho lleva el abono de transporte con cinco euros por si tuviera una emergencia. No quiere tener móvil y sus amigos se resignaron a dejarle mensajes en el contestador del teléfono fijo. Había uno de Marina.

Cuando llega a casa, lo primero que hace es despojarse de la formalidad, dejar el traje y una cartera de cuero colgados en un perchero y abandonar los zapatos debajo de la cama. Recupera las zapatillas, el pantalón vaquero, la camiseta negra dos tallas más grande y su libro en la mano, y comienza a andar buscando la distancia entre la gente.

Claudia y Marina se encontraron enfrente del Edificio España. Marina todavía se sigue sorprendiendo cada vez que Claudia le da un beso en la boca para saludarla.

Guillen quiere escribir un libro, una vez le contó a Marina que nunca tuvo facilidad para un estilo grandilocuente y que siempre tuvo la impresión de que es mejor leer un buen libro que escribir uno malo y pobre. Guillen ha mezclado tantas lecturas a lo largo de su vida que su mente está llena de ecos y voces de hombre mejores que él. Pero esta vez está convencido que debe escribir lo que siente, aunque el precio a pagar sea su propia soledad.

Marina no encuentra las palabras y acaba hablando de lo oscuras que están las calles que no son importantes y recuerda que volverá a Barcelona el lunes y que si puede quedarse con ella el fin de semana, que Guillen está de viaje y que no quiere quedarse sola en una casa que no es la suya. Esto lo dice detrás del titular del fichaje de verano más caro de la historia.

Claudia le dio el sí que no quiso Guillen y se despidió con el beso en la boca que se inventó Bernat, como cerrando un paréntesis de todo lo acontecido. Marina se levantó para recoger sus últimos recuerdos de aquella casa y poner un punto para seguir después del paréntesis.

 

 

(*) Créditos

La librería ambulante
Christopher Morley
Periférica

 

Carlos Senin/Omar Neri
Mi mama dice que nací desnuda
Eñe 45

 

El jardín seco
Llucia Ramis Lalous
Matador R

Explosions in the sky