Rattle + Conjunto Podenco

Thursday, June 1, 2017 - 21:30
Madrid

Una casa de apuesta de fiabilidad dudable, pero que pronosticó las últimas recaídas de un señor de media edad de aspecto perdido, dijo que, en una escala no inventada aún, este concierto podría ser difícilmente superable. Y pagó con un sueño nuevo, una sorpresa, un par de calcetines rojos, dos abrazos y veinte sonrisas contra cualquier batalla vencida.

Se llaman Conjunto Podenco. Y permítanme que empiece por él, aunque ya sea injusto desde este momento. Pero Fajardo entró en la banda sonora de nuestras vidas con su guitarra y su voz, gritando las dos, lo que su cuerpo creía que no era suficiente. Vuelve ahora con banda. O la banda encontró una voz y una guitarra que gritaba cuando nada parecía que fuera suficiente. Armados con las mismas armas que todos, enchufados como todos, marcando ritmos como ninguno, esculpiendo sueños de metal como ninguno, gritando como siempre, porque una guitarra, un bajo y una batería, enchufados y amplificados, nunca serán suficiente.  

El teatro que quería ser emblema del genero y símbolo de grandeza al que todo el mundo rindiera pleitesía, lo llamaron Teatro Real. A pocos metros de allí, perdido en un bajo y rodeado de ladrillos de mampostería nació el teatro más pequeño del mundo y lo llamaron Teatro Irreal.

No está en el mar, ni tiene un auditorio privado y decenas de escenarios en los que los grupos compiten por una mirada desenfocada, perdida en un océano de saturación y prisa. Está en una calle llena de talleres de barrio que duermen por la noche. Se esconde en un callejón oscuro y sueña con ser descubierta. Tiene un nombre que jamás hubiera aprobado ningún estudio de marketing pero ocurren lo ellos siempre dicen, faenas únicas e irrepetibles.

Y sí, nacimos para ser pueblo, obreros de barrio, irreales y sin adjetivos de realeza. Porque quisimos elegir nuestros sueños, esos que se cumplen en cada huida de la realidad que nos persigue. Y sólo allí podemos encontrar algo así, dos baterías compartidas que juegan con números de una escala que empieza y acaba, para volver a empezar de nuevo. Es la búsqueda eterna de una hoja en blanco, perfecta para dibujar nuestros personajes de ficción.

Porque nunca imaginamos que sólo el ritmo pudiera tejer una tela tan fina como para sostener una voz que juega siempre con no romperse. Hoy no ocurrirá, porque superamos la realidad y la llevamos a nuestro terreno, el de la ficción, y acompañamos con nuestros pies la cuenta hacia delante que para sólo un instante, para empezar siempre otra vez. Se llaman Rattle y cualquier palabra sería insuficiente para describir lo que vivimos. Y si ocurrió, permítanme que dude cuando eres testigo de un imposible, sólo pudo ser en un sitio: La Faena II.

 

El cartel es Daniel Luna Sol. Y marca el ritmo de batería inventado que quiere ser el un, dos, tres, o el bombo, bombo, platillo que nos despierte. Las letras están hechas a mano, y si tuviéramos la posibilidad de hacer un zoom privilegiado veríamos los resto de lápiz y goma, el punto del compas y la perfección minuciosa de sus manos.

 

 

Rattle:

https://iownyourecords.bandcamp.com/album/rattle-lp

Conjunto Podenco:

https://conjuntopodenco.bandcamp.com/releases