Outblinker + Madriguera

Friday, November 25, 2016 - 21:30
Madrid

Pudo ser un cuento que alguien llevara a palabras escritas lo que atravesó fugazmente su imaginación privilegiada. 
Pudo ser un sueño que sobrevivió al amanecer y que testigos de esa euforia llevaran a un mundo real que no era el suyo.
Pudo ser un deseo que alguien gritara en voz alta buscando un eco que sobreviva al silencio.
Pudo ser un cuento, pudo ser un sueño o simplemente fue mi deseo que grita dentro y que escribe  palabras que buscan su refugio, con una luz intermitente para que todo el mundo que las busca pueda encontrarlas. 
Ahora dudo, pero puedo escuchar las canciones para traerme sus recuerdos de lugares en los que nunca estuve y que unió las sombras de un Sol de invierno. Y estábamos allí, en el mismo punto de intersección de los habitantes errantes de La Faena II. Venimos de todos los lugares, que como las canciones, llevan parte de su geografía y que pudimos abrazamos en otra noche mágica.


Como también fue real que los oídos salieran con el pitido que indica la muerte clínica de todas mis obsesiones. Y que el resto de sentidos se resintieran de una noche que ya nunca morirá. Mis ojos ciegos por una explosión de color que compite con mis oscuros deseos. Mis manos atrapadas en las palabras de un cuento que mi imaginación bloquea en mi recuerdo. Con el sabor y olor a ti, que echo de menos cuando no estas en estos momentos que tanto deseo tu compañía. En el suelo hay un puente iluminado para que puedas volver siempre que quieras. Sólo hay que escuchar los latidos para saber que ya estas cerca.  

Pudo ser un cuento, pudo ser un sueño, pudo ser un deseo, pero fue real, créanme, estuvimos allí y tú ahora también.