Nudozurdo + M A J E S T A D

Thursday, October 6, 2016 - 21:30
Madrid

Olvídalo o acuérdate de este día para siempre. Elegiste ser un malabarista de sueños extranjeros y los que entran en este juego saben que perder significa olvidar y ganar es algo que nadie recuerda aún.

Abrázame. Es tarde y ya has elegido. Ahora estás dentro de mi sueño. Trata de no despertarte. No me mires a los ojos. Es sólo un juego de luces reflejadas en un mismo espejo. No busques detrás, allí no hay nada, sólo hay el recuerdo del tiempo sobre azulejos blancos.

Déjame que te cuente una historia que aún no has leído, tres momentos que aún no has vivido. Pero, recuerda, que ahora eres un personaje más de este sueño.

I. Tú (ahora que tus pensamientos hablan)
Creo que empezaré por un lugar que no encuentro. Este es nuestro presente donde todo existe, lo demás, ya no me pertenece. Me gustaría saber que se siente al jugar con tus recuerdos. No me reconozco en ninguno de ellos. No debo ser yo ese que aparece en las fotos que decoran tu habitación. Más joven, más delgado, con pelo, sonriendo y sin el negro que ahora acompaña todos mis reflejos. Fuiste tu la que estabas detrás de la cámara jugando a ganar o perder, la misma que pusiste un espejo en medio de esta pared llena de imágenes que no encuentro. Me rodean como un negativo no revelado que sólo puedes ver levantándome hacía la luz de tu ventana.

Quiero quitar el espejo de tu pared. Quiero saber si tú también estás detrás de esta nueva locura. No puedo creer que congelaras un junio del 1997, el mismo año y el mismo día que tu mirada me invitó a pasar y aprendimos a copiarnos hasta que todos acabaron por confundirnos. Otra vez, decía. Otra vez, sonreías. 

“Ha sido divertido” fue tu despedida que ahora siento no haber entendido. Siempre fui un mal jugador, de los que abandonan la partida cuando el fuego empieza cubrir el círculo de la memoria. Hay lágrimas que ahora limpian manos viejas. ¿Cuánto tiempo ha pasado? 17, 18 años... No puedo creer que haya llegado casi 10 años tarde. Precisamente hoy, cuando se cumple el aniversario de nuestro desencuentro. Aunque no lo creas, celebro todos los años el día que empecé la primera de todas mis huidas. Tratando siempre de no pasar la última página de un libro agotado, temiendo que todo acabe con un “FIN” en el centro de una página en blanco, soñando que esta soledad sea también otro cuento inventado.  

II. Yo (ahora que tú puedes escucharme)
El día que supe que no ibas a volver me puse a buscar recuerdos. Recorrí todas las estanterías de la casa y abrí los cajones de todos los armarios. Desesperada y angustiada, buscaba cualquier cosa que disparara mi memoria: una foto, algo de ropa, algún libro… Pero no encontré nada… Por un momento pensé que todo aquello tenía que haber sido un sueño, que siempre había estado sola y que jamás había compartido nunca mi vida con nadie. Nunca quisiste que nadie te hiciera fotos y no te gustaba regalar cosas permanentes. Pero encontré aquellas dos entradas de nuestro último concierto y pensé que tenía que ser real. Fue nuestra ansiada soledad la que no dejó culpables, ni siquiera testigos que pudieran arrojar un poco de luz para espantar el temo de las sombras. 

El día que supe que yo tampoco iba a volver fue cuando sentí un escalofrío que recorrió y paralizó todo mi cuerpo. No podía entrar en nuestra casa. Habían cambiado la cerradura. Mire por las ventanas pero sólo encontré paredes vacías y el tiempo ensuciando el suelo. Reconocí el vacío del silencio y me asusté cuando sentí el frío del olvido.

III. Una despedida (el tiempo huye con las palabras que nunca nos dijimos)Abrázame. Es tarde, pronto habrá acabado todo. Sí, hemos perdido, Pero esta vez hicimos fotografías de todas nuestras heridas. Cuando despiertes, con todos los sueños en el suelo mezclados con ropa que aún huele a tabaco, espero que aún me recuerdes.

 

Y lo hice, NUDOZURDO toco el jueves en La Faena II, le acompaño M A J E S T A D. Hice fotos y detrás escribí, como siempre, historias para confundirnos.