Kevin Thomson + Elle Belga + Ubaldo

Saturday, December 10, 2016 - 22:00
Don Benito

Uno: Lo que alimenta me mata

Ubaldo

Tumbada en la cama, dibuja en el aire círculos concéntricos cada vez más pequeños. Saca la lengua y cierra un ojo. Su dedo índice describe un título imperceptible en una tipografía que desaparece entre los círculos que sólo sostiene su memoria. En los siguientes trece segundos sus manos reposarán sobre su cadera, mientras inventa cinco nuevos colores básicos: verde conciencia, rojo euforia,  azul recuerdo, amarillo soledad y negro culpa..

Dos: De ti sólo conocí los inviernos

Elle Belga

Aspira silencio hasta que su corazón agitado se revuelve con un grito de supervivencia. Alguien comenzó a dibujar una casa en su espalda pero hoy apenas se distinguen los escombros. De todos los colores básicos sólo quedan el negro culpa y el amarillo soledad.

Hay noches de invierno que un calor desconocido repasa de azul recuerdo y rojo euforia los trazos borrados de aquella casa. Esta tumbada con su espalda desnuda pero, entre las sabanas que amanecen, lo único que sobrevive es siempre el negro culpa.  

Tres: Las casas sienten

Kevin R. Thomson

Las casas sienten y respiran tu ausencia. Todo está igual que lo dejaste el último día, incluso conservo tus sueños guardados en bolsas de plástico.  No hay ventanas en esta habitación y en la puerta está en el techo para que pueda entrar la luz. En mi espalda el azul recuerdo dibuja círculos concéntricos que se acercan hasta convertirse en un punto de encuentro. Con una tipografía sólo tu conoces escribes en este mapa inventado que hoy estás aquí.

 

Cuatro: La diferencia

The Rincón Pío Sound

(*) En el año 2002, Deneuve, un grupo cordobés publico un disco que marcaría un punto de inflexión, quizás fuera una obra que sobrevivió al propio grupo y que aún persiste en el recuerdo. Hay frases y sensaciones que vuelven de una forma inexplicable. La frase que hoy perdura es la de “Las casas sienten”. Imagino esa casa que es el Rincón Pío Sound que siente con Yiye y todos los que allí están y hacen que viva. Imagino también que esa casa sintió la ausencia de los que allí no estaban, como las sentimos el resto al ver que todas las cámaras apagadas. No estaba Rober y nos esforzamos por agitar la memoria y espantar al olvido.

Las casas sienten y sentimos su latido. Nuestro cuerpo es también una casa que quiso ser lienzo donde sentir los colores de una casa mucho más grande como es The Rincón Pío Sound.