Arte urbano escrito en la pared por Guillermo de la Madrid

Está escrito en una pared, con uno o varios colores, graffiti, pintadas, carteles, plantillas… arte o vandalismo, ilegal o legal, ¿Qué es? ¿Qué hay detrás de esa pared violada? ¿Cuál sería su mejor definición? ¿Cuál sería su mensaje y cuál su intención?

Seguramente ni todo es arte ni todo es vandalismo. Desde mi punto de vista, las obras que aprecio y sigo nunca son vandalismo: es un término que sí se reivindica desde el graffiti, supongo que dentro del carácter batallador que tiene, pero que por sí mismo ya implica una criminalización, una destrucción que no va con el arte urbano. Probablemente no todo lo que se hace en la calle sea arte, pero ahí nos vamos ya a una discusión más amplia, donde no sólo entra el arte urbano, sino el resto de manifestaciones a las que se le endosa el dichoso sustantivo.

¿Es el arte urbano vocacionalmente efímero?

En origen sí. Una actividad considerada ilegal y que se lleva a cabo en la calle está condenada a desaparecer. En los últimos tiempos, ha recibido el apoyo de instituciones públicas y privadas, a menudo dentro de una doble doble moral: la doble moral de la institución pública que busca popularizarse acercándose a una manifestación popular mientras la con la otra mano la prohíbe, criminaliza y castiga y la doble moral de la institución privada (clásicas son aquí el flagrante apropiacionismo que lleva a cabo la publicidad), que se sirve del arte urbano, de su espíritu, de su iconografía, de sus imágenes, para promocionarse o promocionar su producto. Ello ha hecho que haya determinadas obras de arte urbano perduren cuando no responden a una iniciativa espontánea, individual o colectiva, llevada a cabo por un individuo o grupo de individuos, sino a un evento organizado por algún tipo de institución.

¿Qué relación tiene el arte urbano con su entorno? ¿Cualquier sitio vale?

No. Desde mi punto de vista la localización es esencial. Gran parte del increíble valor que tiene el arte urbano reside en saber encontrar el lugar adecuado para la obra que queremos realizar o, en su caso, en adaptarse y adaptar la obra al entorno, al muro, a la puerta, a los alrededores. Mis artistas urbanos favoritos son aquellos que saben integrar la obra en el espacio, el que sea, haciéndola a menudo discreta, incluso casi invisible para el viandante desacostumbrado. Por lo tanto, si se pregunta que cuál es la relación del arte urbano con su entorno, la respuesta obligada es “toda” No se entiende el arte urbano sin un entorno al que se adapta, sin un entorno que modifica, ensalza o incluso deteriora hasta la destrucción.

Intencionado o no, pueda que fuera encontrado sin haberlo buscado, pero un mural de Banksy pintado en una pared, fue subastado por el propietario de la pared por más de 275.000 € ¿Qué ha supuesto Banksy para el arte urbano? ¿Has notado algún cambio en esta transformación de lo clandestino a lo popular?

Banksy se ha convertido en un artista mediático, al que el público general conoce básicamente por una serie de aspectos que se pueden contar con los dedos de una mano y que además se cuentan entre los menos relevantes: el precio que alcanzan sus obras en el mercado de subastas, el hecho de que no se conozca su identidad, que Brad Pitt o Angelina Jolie estén entre sus compradores... tres enunciados que encontraréis en cualquier artículo generalista que se escriba sobre Banksy. Banksy es uno de los artistas que más ha aportado al arte urbano en los últimos años, no ya por la calidad de su obra, que es enorme, sino también por el impulso que esa obra ha dado a otros artistas y probablemente a hacer del arte urbano un arte legítimo. Habría que dejar de leer sobre Banksy en la prensa y echar un ojo a su libro Wall & Piece, donde imágenes y textos convierten a Banksy en uno de los artistas (e ideólogos, en un momento dado) más relevantes del arte urbano de los últimos años.

Dicen que no hay museo de arte contemporáneo que se precie que no tenga alguna obra de arte urbano en su pared. Dicen que no hay coleccionista privado especializado en arte contemporáneo que no cuente con una obra de este tipo. Festivales de arte urbano en la mayor parte de capitales, paredes en blanco inmaculadas especialmente preparadas para ser pintadas…¿Significa esto que está socialmente aceptado? Por el contrario, ¿existe temor a que haya perdido su vigencia o su significado?

El arte urbano, que surgió y sigue manteniéndose en la mayoría de los casos como arte ilegal y por lo tanto prohibido, criminalizado y castigado, ha ido ganando en popularidad, y su entrada en el mundo de las galerías y museos no ha sido sino la consecuencia natural (más o menos positiva o más o menos negativa según quien lo mire) de esa popularidad. En cuanto a los festivales, tienen también algo de eso, de consecuencia de esa popularidad, pero yo lo veo con mejores ojos: a menudo esos festivales no parten necesariamente de instituciones, sino de los propios artistas, que buscan espacios en su ciudad donde otros artistas (y ellos mismos) puedan intervenir y crear algo. Al carro de los festivales se han sumado las instituciones, públicas y privadas, con esa doble moral que comentábamos más arriba. Y si no, ¿por qué se programa dentro de un festival auspiciado por el Ayuntamiento de Madrid una intervención de un artista que de llevar a cabo una acción individual en la calle podría ser multado?

Desde mi punto de vista, sí, el arte urbano está socialmente aceptado en muchas de sus manifestaciones (cada vez veo más personas, más viandantes que se quejan por la desaparición de una obra que alegraba un muro gris y vacío), pero no por las instituciones. Y en cuanto a su vigencia y significado, por más que determinadas voces dejen caer que el arte urbano está desvirtuado por su entrada en las galerías, por los precios en las subastas, por la publicidad y las instituciones, hay que dejar muy claro que el arte urbano que se mueve en esos circuitos es un porcentaje muy pequeño (aunque sea el que llega a la gente a través de los medios generalistas). El arte urbano es por definición independiente, y así se mantiene en la inmensa mayoría de los casos.

Las primeras entradas de este blog, para nosotros referencia del arte urbano de este país, datan del 2006, ¿cómo nace Escrito en la pared y por qué?

Escrito en la pared nació como una manera de documentar la única intervención de calle que he llevado a cabo nunca: en septiembre de 2006 y con motivo de Liberarte (http://liberarte.inicios.es), realicé en el barrio de Lavapiés una acción consistente en devolver a aquellos lugares donde una vez estuvieron obras de arte urbano desaparecidas. ¿Cómo? En forma de fotografías (que yo había tomado en su momento) pegadas en aquellos lugares donde estuvieron. Cuando acabé con la documentación de la acción, el blog se fue convirtiendo en un lugar en el que hablar de las muestras de arte urbano que iba encontrando en mi ciudad, en otras ciudades o en la red.

Durante este tiempo, ¿cómo has vivido la evolución tanto del blog como de testigo directo de parte del arte urbano que se ha hecho en estos años?

El blog se ha acabado convirtiendo en un fotoblog en el que tienen un espacio tanto las obras que voy fotografiando como aquello que voy encontrando en la red y que, siempre relacionado con el arte urbano, me parece más interesante.

Como testigo del arte urbano de estos últimos cuatro años, lo más destacable es tal vez poder ver la evolución, hacia uno u otro lado, de los distintos artistas, la aparición de nuevas propuestas y tal vez la posibilidad de conocer a veces a los propios responsables de las obras. Y ver cómo no cómo yo también voy evolucionando como espectador, fotógrafo y conocedor del arte urbano.

No se pierdan Escrito en la pared.