20 años de BCore

Existe quién piensa, promulga y promueve la competición, la individualidad y el egoísmo sin límites como paradigmas de la sociedad capitalista. Lo que probablemente no sepa es que, como decía Castoriadis citado en la Escuela de la Ignorancia de Michéa, "el capitalismo sólo ha podido funcionar porque ha heredado una serie de tipos antropológicos que no ha creado y que no podría haber creado: jueces incorruptibles, funcionarios íntegros y weberianos, educadores consagrados a su vocación, obreros con un mínimo de conciencia profesional, etc. Estos tipos no surgen y no pueden surgir por sí mismos, sino que fueron creados en períodos históricos anteriores". Hoy tenemos la suerte de entrevistar a uno de ellos, se llama Jordi Llansamà y desde hace 20 años trabaja incansablemente y desinteresadamente para que esta sociedad gire y tenga algo de sentido, al menos para mí. Muchas gracias y felicidades.

Se oyen cientos voces, miles de opiniones y pocas soluciones pero ¿qué es más difícil, crear un sello hace 20 años, crearlo ahora o mantenerse constante día a día durante todo este tiempo?

Mantenerse constante día a día es lo más complicado… porque como en todo hay momentos en que lo mandarías todo a la mierda.

Posiblemente sea mucho más fácil crear un sello ahora que hace 20 años, pero también es verdad que ahora mismo la sobreinformación favorece a quedar difuminado en el conglomerado de sellos, blogs, radios y una sobreactividad musical.

Uno tiende a idealizar lugares donde nunca ha vivido, ha estado de visita y sólo tiene recuerdos y referencias tan buenas que sólo dejan escapar sueños en forma de suspiros. Ese lugar es Barcelona. ¿Qué significa Barcelona para BCore y BCore para Barcelona y la escena catalana? Me pregunto si un sello con el sonido de BCore hubiera sido posible en otro sitio, por público, bandas, repercusión, salas, producción, festivales...

BCore está totalmente arraigado a Barcelona como lo está mi persona. Yo nací aquí y he vivido aquí toda la vida. Aunque actualmente creo que es una ciudad en dirección equivocada, ya que está más enfocada al turismo y a la galería que a la gente que vivimos en ella. Si reconozco que su carácter cosmopolita y su cercanía a la puerta de Europa le ha proporcionado ventaja en el acceso a la información y la adaptación de los movimientos culturales importados.
Evidentemente esto ha ido creando una red, aunque precaria, de salas, radios y muchas bandas con buenas intenciones.
BCore ha podido servir de plataforma para una serie de bandas de la ciudad que posiblemente no hubieran encontrado una salida sin una estructura local de salas de conciertos, gente involucrada en la música, gente dispuesta a editarla y gente dispuesta a apoyarla.

Escuchando el último disco de Standstill, ex grupo BCore, he vuelto a ver el documental 10 años y una zanahoria. En él me siento bastante identificado. Supongo que pertenezco a una generación que empezó con el sonido más hardcore, toqueteo con el punk, que volvía de los conciertos con la camiseta sudada y algún que otro moratón de los empujones. La evolución del sonido de Standstill es casi la misma que la que hemos sufrido algunos en esta generación, supongo que el tiempo nos calma o el nuevo folk reinventado nos parece mejor medio para transmitir el mismo mensaje. El catalogo de BCore también se actualiza y ahora escucho a The New Raemon y Maria Rodes. ¿Cómo sentís vosotros este cambio, esta nueva forma de hacer música? Aunque quizás no sea la mejor fórmula de describir lo que esta pasando ahora mismo. Reconozco también que echo de menos aquellos días... ¿Cómo veis vosotros esta evolución?

Nosotros empezamos muy arraigados al punk y creo que seguimos muy arraigados a él en las formas. Me refiero a que editamos todo lo que nos parece interesante independientemente de su estilo. Pero nuestra manera de trabajar y de relación con las bandas sigue siendo la misma que en 1990.

No creo que nos hayamos calmado para sumergirnos en el nuevo folk. Casualidades o caprichos del destino se han juntado 3 referencias seguidas que se pueden encuadrar dentro de este sonido como puede ser The New Raemon, Joan Colomo o Maria Rodés. Pero yo estaría atento a las perlas que se nos avecinan. Challenger, Betunizer, Margarita y Vistalegre. Igual si hacemos esta entrevista después de verano la reflexión sería que volvemos a los sonidos duros.

Nuestras bandas mandan y si nosotros ya trabajábamos con Joan cuando tocaba en Zeidun, cuando luego lo hacía con La Céllula Durmiente y más tarde tiene un proyecto más personal cercano al Folk. que nos parece interesante, ¿por qué no vamos a editarlo? Nosotros somos fieles a nuestros artistas y a su manera de hacer las cosas, no a un estilo musical.

Además a nosotros nos gusta, nos llena, nos complace, salir de donde hemos salido. No renegamos de nuestros principios, todo lo contrario, creemos que nos da un valor añadido. Por eso seguimos reeditando grabaciones, que aunque actualmente no tengan demasiado que ver con el sonido del sello, emocionalmente si lo tienen. De ahí las reediciones de bandas embrionarias del sonido punk en la ciudad de Barcelona. L’Odi Social, Subterranean Kids, Gangrena, Grb, Shit S.A., Frenopaticss, etc, etc….

Reconozco que este apartado no lo he conocido hasta hace algo más de un año y es BCore Distribution. Conocía de otros sellos el hábito de distribuir discos de otras compañías pero en BCore es mucho más... Cada vez que llega un nuevo mail de la lista de distribución hay que hacer serios ejercicios de voluntad para no comprarse todo. ¿Qué es o qué significa la parte de distribución de BCore?

Desde los orígenes del sello la base de nuestra actividad ha sido la venta por correo. Al principio fue una cosa que surgió espontáneamente. 3 años antes de empezar el sello, en 1987 ya nos dedicábamos a vender material de otras bandas, fanzines, maquetas, etc vía correo y más tarde la forma de distribuir nuestros discos era a través de intercambios con otros sellos. Así que acabábamos vendiendo por correo todo el material que intercambiábamos.
Con el tiempo lo que hemos querido hacer con nuestro mailorder es tener disponibles aquellos discos que nosotros mismos compraríamos para uso personal y que no puedes encontrar en tus tiendas habituales de una manera fácil.

Entre tanta opinión, mensaje apocalíptico, medidas gubernamentales, derechos de unos, derechos de otros, nuevas tecnologías, supervivencia, independencia, ¿dónde está la verdad? O dicho de otra forma ¿cuál es la realidad o el lugar de los apasionados que apuestan por la música como BCore?

A nosotros lo que nos gusta es editar discos y creemos que al igual que nosotros existe gente a la que le gusta tener los discos, poseerlos. Antes que editores de discos somos consumidores. Personalmente no me valen unos archivos. Son funcionales para escuchar música, pero me gusta tener el disco y poder colocarlo en mi estantería.
Creo que el tema de Internet está ayudando muchísimo a difundir la música y darla a conocer, pero creo que hay que huir del concepto de que “la música es gratis”. Ya que si seguimos así, ese concepto va a ser irreversible.

Imagina que existe un aparato de predicción que admite unas gotas de sudor mezclado con 20 años de sueños, ilusiones, desengaños, experiencia, éxitos, fracasos, calles, muros, soledad, respeto, agradecimientos, exigencias, supervivencia, dinero, bebida y comida. La predicción oscila entre el rojo de lo dejamos y el verde de seguimos, entre ambos hay una amplia escala de naranjas y amarillos. ¿Cuál sería el resultado?

Después de 20 años creo que vamos a seguir hasta el final. Me refiero que si un día lo dejamos será por obligación. Porque realmente no funcione y estemos en la puta ruina.
Realmente no se si me sentiré cómodo haciendo esto con 50 o 60 años, o si podré seguir haciéndolo. Pero no soy una persona que piense demasiado en el futuro, me gusta vivir al día y exprimirlo todo lo que puedo.
Una vez estás tanto tiempo haciendo lo mismo parece que no sepas hacer otra cosa, es como una droga. Estoy totalmente enganchado a mi trabajo.

BCore Disc celebra su 20 aniversario reeditando parte de su impresionante discografía en ediciones limitadas, como ejemplo el Orions Belt de Madee publicado ahora en vinilo de color. Además, nos regala tres conciertos imprescindibles durante los días 6, 7 y 8 de Mayo en la sala Apolo de Barcelona.

JUEVES 6 DE MAYO - 8 Euros/ 10 TaquillaZEIDUN, NISEI, VISTALEGRE, MADEE

VIERNES 7 DE MAYO - 8 Euros/ 10 TaquillaSHANTY RD., CAPSULA, TOKYO SEX DESTRUCTION, THE UNFINISHED SYMPATHY

SÁBADO 8 DE MAYO - 8 Euros/ 10 TaquillaBETUNIZER, MAPLE, BANDA SORPRESA, NUEVA VULCANO

Muchas gracias y buena suerte.