A propósito de Rodríguez

Un día esbocé unas líneas de lo que sería una posible reseña del documental “A propósito de Rodríguez” de Sergi Minguell sobre The New Raemon. Sin embargo, cayeron los días y quedó olvidado en la libreta negra de hojas blancas. Saben, hace tiempo que me muevo cuando puedo y no cuando quiero. Y, realmente, no sé si lo vivieron y entendieron la diferencia, pero, lamentablemente, la posibilidad surge, habitualmente, cuando menos quieres. Pero ahora, recojo la libreta negra de hojas blancas donde vivían aquellas líneas porque, reconozco que antes mentí, nunca las olvidé:

“HÉROES DERROTADOS. Hubo un tiempo de héroes y villanos. Hasta que los años invisibles transformaron a todos en victimas idénticas. En una casa donde ya no vive nadie se esconde una caja de cartón, y dentro, un caballo, una pistola de plástico y un sombrero gris. Aunque ahora no lo sabe, también quedó atrapada la euforia tras un muro de nostalgia. Esa que sentía cuando, subido en aquel caballo blanco, escuchaba las trompetas que anunciaban la llegada del Séptimo de Caballería.”

No recuerdo cuando todos los héroes fueron derrotados y pasaron a ser víctimas de sus propias hazañas. No sé cuando John Wayne, Clint Eastwood, James Stewart y Henry Fonda dejaron de protagonizar películas de aventuras para convertirse en villanos de otra tragedia que nunca debió de ser contada. Olvidé cuando renegué del caballo de madera y el rifle de plástico que disparaba frente el televisor. No, no sé cuándo dejé de sentir la euforia al escuchar la corneta que anunciaba la llegada del Séptimo de Caballería justo cuando parecía que todo estaba perdido.

La huella del tiempo lima las aristas, los libros dan la razón a los perdidos, los conflictos de intereses mueven el mundo y sus habitantes se resisten a convivir en desacuerdo. Pero, no se vayan todavía, aún hay algo que mueve una sombra que encabeza una comitiva por alguna acera de una cuidad cualquiera. Y es que dicen los científicos que no hay una explicación lógica, pero hay personas que esta sociedad no crea y que viven ajenos a ella, de forma que, un buen día, y sin razón aparente, dejan la estabilidad de un trabajo, la tranquilidad de una vida acomodada, aparcan los estudios para crear una empresa que maximice sus beneficios, olvidan las leyes de los mercados y, armados únicamente con una guitarra o una cámara o un pincel o un bolígrafo, comienzan a luchar en batallas de una guerra perdida de antemano. 

Y estos son mis nuevos héroes con los que vuelvo a sentir la euforia perdida, sobre todo, cuando alguno de ellos gana una batalla y, encima, alguien lo lleva a la pantalla para que nos emocionemos cuando se escuche la llegada del Séptimo de Caballería, justo cuando ya estaba todo perdido.

A propósito de Rodríguez, cuenta un periodo de la vida de Ramón Rodríguez entre dos grandes puntos de inflexión. En un extremo nos encontramos con el adiós a Madee, su banda de toda la vida, y la llegada inesperada de The New Raemon. En el otro, el éxito que le arrastra hasta exprimir todo su talento y perder la perspectiva de lo que se hace. Y cuando se toca fondo siempre surge lo mejor y lo peor de uno mismo. El sonido de la corneta que anuncia el rescate, y que Ramón Rodríguez llamó “Libre asociación”. Pero olvídense de encontrar preguntas y respuestas, en este documental de Sergi Minguell sólo encontraran canciones.

Sergi A. Minguell, The New Raemon
Título Original: 
A propósito de Rodríguez
Director: 
Sergi A. Minguell
Guión: 
Sergi A. Minguell
Nacionalidad: 
España
Duración: 
87
Interpretes: 
Ramón Rodríguez
Sinopsis: 
Pasión por la depresión. Gravitación hacia la desolación y el mal rollo Luís XV. Y algo de sentido del humor, “just for good measure” (que diría Arthur Alexander). El Nuevo Ramón, barbudo ex-líder de los épicos Madee, se parece bastante al Antiguo Ramón: aún habla de soledad, agobio y “no estar bien”. De hecho, una de las primeras frases del filme es “estuve bastante mal”; o sea que ¿alegría? la justa. En este extenso documental, de factura monocromática e intimista, vemos al artista por dentro, sufriendo su arte, hablando de miseria cotidiana, buscando curación por la canción. Y el que la busca, la encuentra: la cauterización está allí, en sus nuevas canciones, su Nuevo Sonido, que es como el de antes pero sin tanto ruido detrás, él solo ante los focos, contando chistes tristes entre canción y canción como un Eugenio abatido por el mundo. Raemon-Ramón, tan joven y con un largometraje para él solo, pero es que había mucho que contar, muchas canciones que grabar, mucho estudio que transitar, muchos amigos barbudos y con sombrero que invitar (miembros de Standstill, también habituados al documentalismo avanzado de sus vidas). Al final de A propósito de Rodríguez no queda muy claro si RR va a mejorar, pero las herramientas, al menos, están más cerca. Canción a canción, como en un Proyecto Hombre Emo: de día en día, como unos AA del rock de cantautor desolado.
Estreno: 
Sunday, October 10, 2010
Género: 
Documental