La vida de Adèle

El otro día le recomendé La Vie d´Adele a un amigo. Tan sólo le dije que contaba la vida de una chica joven que descubre ser lesbiana. Su primera relación amorosa y todo lo que eso implica. Miedos, incertidumbres, pasión… Entonces él respondió, “¿dónde está el punto? ¿Lo nuevo? Esa historia se ha contado ya muchas veces”.

Por un momento me quedé pensativa. ¿El punto? ¿Lo nuevo? Pues... No estoy segura. ¿Cómo explicar que La vida de Adele engancha tanto, que hace que no cabecees durante las dos horas y media de metraje? ¿O que tras verla en el Festival de cine de San Sebastián ocupó nuestras conversaciones durante días? La vida de Adele no tiene nada especial y al mismo tiempo lo tiene todo. Una historia cotidiana narrada con personalidad y de forma íntima.

Pocos directores consiguen alcanzar con sus actrices lo que Abdellatif Kechiche. Semejante punto de naturalidad. Lo que vemos es tan real que nos empapamos de sus verguenzas, sus miedos, sus alegrías. Adèle Exarchopoulos es una joven que emociona. Verle llorar a borbotones o comer espaguettis de forma tan poco femenina y antierótica no se olvida. Queda claro que su debut ha dejado huella.

Pero a su vez, la belleza preciosista de algunas escenas -precisamente las que pueden hacer sentir más incómodo al espectador- es remarcable. Los cuerpos desnudos de Exarchopoulos y Léa Seydoux, dos piezas que encajan a la perfección, revelan una armonía en claro contraste con la pasión fervorosa que presenciamos. Ellas jadean, nosotros no respiramos. El deseo carnal en pantalla gigante.

No quisiera caer en el recurso fácil y llamar la atencion del espectador indeciso apelando a esta escena de mas de diez minutos de puro sexo, pornografía bella. Pero es inevitable hablar de los minutos que más polémica han dado. Tras pasar por la alfombra de Cannes dándose besitos y halagando el trabajo bien hecho, las actrices criticaron las exigencias y el trato del director al rodar este momento de la cinta. ¿Marketing? No lo dudo.

La relación de amor de las protagonistas es la que cualquiera ha vivido. Presenciamos la primera mirada, el coqueteo, cómo nos sonrojamos, alcanzar complicidad, los celos... conversaciones simples, pero que precisamente por ser tan reales nos enganchan. Y todo, acompañado de un halo de complejidad, confusión y cierto grado de tristeza.

Un filme marcado también por el uso inteligente de la elipsis, capítulos uno y dos; del color azul, el más cálido; la expresividad de los cuerpos, y la cercanía conseguida gracias a los primeros planos. Incluso en las escenas donde hay más gente, como un bar, la cámara se acerca a ellas y les envuelve. Unos planos que aíslan de lo exterior para que nos centremos en las chicas, la protagonista y su pareja.

A veces una película impacta, pero pasan los días y se olvida. No es el caso. Por eso vayan a verla. ¿Qué tiene de especial? Que ya nunca olvidarán a Adele.

Cine,Abdellatif Kechiche
Título Original: 
La vie d'Adèle
Director: 
Abdellatif Kechiche
Guión: 
Abdellatif Kechiche y Julie Maroh
Nacionalidad: 
Francia - España
Duración: 
175
Interpretes: 
Aurélien Recoing, Léa Seydoux, Adèle Exarchopoulos, Jeremie Laheurte, Catherine Salée, Sandor Funtek
Sinopsis: 
A sus 15 años, Adèle no tiene dudas de que una chica debe salir con chicos. Su vida cambiará para siempre cuando conozca a Emma, una joven de pelo azul, que le descubrirá lo que es el deseo, y el camino hacia la madurez. Así, Adèle crecerá, se buscará a sí misma, se perderá y se reencontrará... y todo ello bajo la atenta mirada de los que le rodean.
Estreno: 
Friday, October 25, 2013
Género: 
Drama