10 años y una zanahoria

 

 

Crecimos con el grito de rabia y la contundencia del metal más puro. Vestíamos de negro con pantalones desgastados por el uso de la desidia de la moda, la formalidad y las apariencias. Bebimos del punk y compartimos alcohol con crestas, cuero y tachuelas. La lluvia caía bajo la misma tienda mojada y mal montada que buscaba otra excusa más. Nos tiramos del escenario y nos recogía un mar de sudor y empujones. La música enloquecía a ritmo frenético en salas improvisadas. Nuestros grupos enmascaraban la prisa con la suciedad de guitarras prestadas. Intentaban parecerse a esos que escuchábamos por la radio, cuyas fotos adornaba nuestra carpeta y sus nombres aparecían borrosos en nuestras camisetas. Ellos aparecían en la tele pero los fines de semana estaban los de aquí, alimentando más sueños rotos.

Las guitarras se fueron limpiando con el tiempo. El grito de rabia dejaba paso a la melodía que se perdía en riffs interminables. El rock era más emoción, la rabia se contenía y aparecía los primeros síntomas del desengaño detrás de ojos rojos. 

El mensaje cambia de dirección aunque no de sentido. Ya no nos intentamos parecer a nadie y el grito en castellano no suena ridículo y nos preguntamos por qué tienes que perder la batalla del tiempo para poder aprender. Aparecen las cuerdas y el viento acompañando la sombría melodía de un piano. Las guitarras ceden protagonismo y descubrimos que detrás de las gargantas roncas por el uso se escondían versos de disidencia. 

El ritmo lo ponen vasos y cucharas que se mueven ruidosas encima de una mesa con cada golpe. Las fanfarrias suenan ahogadas. Por la ventana se ve el desfile. Avanza a paso lento. Como un elefante. Siempre adelante.

Crecimos con el grito de rabia, nos emocionamos, soñamos, caímos y nos levantamos. Tantas veces como mañanas. Tantas veces como sorbos de café recalentado, moviendo la cuchara y haciendo ruido. Crecimos con Standstill. Ellos son los que llevan el estandarte vacío de esta extraña comitiva que avanza siempre adelante.

¿Qué estás buscando?
¿Qué encontrarás?
¿qué estás esperando?
¿va a llegar?
¿tuviste la oportunidad?
¿la conseguiste?
¿encontraste la manera de no perder el control?
¿dónde está la felicidad?
¿la sentiste?
¿hay alguien más que luche contra ese muro?
¿o el secreto está en no pensar en ello?
Y si la tengo
Nunca lo sabré.

Dead Man Picture, 2002

 

 

En pleno debate sobre cultura y futuro, las fechas y las ciudades se suceden en la pantalla abarcando meses y años sin descanso y sin cambios. Los sabios intentan averiguar la fórmula mágica que cumpla las leyes del mercado. Escaso y limitado son las bases sobre las que se sustenta el valor de las cosas. Y lo universal debe ser gratis dictamina la masa. Se busca medidas policiales que convierta el aire en escaso y limitado enfrascando su contenido invisible en plástico perecedero.

¿Hay alguien más que se pregunte si las leyes son correctas?
¿Por qué lo valioso debe ser escaso y limitado?
¿No podemos aprender otra cosa?
¿tuviste la oportunidad?
¿la conseguiste?

¿por qué seguimos alimentando la riqueza de unos pocos?
¿hay alguien más que luche contra ese muro?
¿o el secreto está en no pensar en ello?

Standstill
Título Original: 
10 años y una zanahoria: Standstill 1997-2007
Director: 
Enric Montefusco
Guión: 
Enric Montefusco
Nacionalidad: 
España
Duración: 
70
Interpretes: 
Standstill
Sinopsis: 
Este documental no es el repaso objetivo y definitivo de la carrera de Standstill, ni tan siquiera es musical. Y ahí está su grandeza. Es un retrato íntimo dirigido por el propio Enric Montefusco que intenta explicar lo que Standstill ha significado para sus componentes. Se trata de una cronología de imágenes que incluyen los duros inicios, conquistas europeas, performances varias y unas entrevistas con sus madres (!) que explican cruda, simpática y honestamente esta vertiginosa y sorprendente carrera. Podríamos decir que esta película es un aunténtico e intenso retrato de la juventud y de todo eso que nos va cambiando sin darnos cuenta mientras perseguimos zanahorias.
Estreno: 
Saturday, October 27, 2007