The ones we love

Tatjana Suskic

Evita su propia mirada en el reflejo de su espejo. Mira hacía arriba cuando tiene que peinarse y traza caminos alternativos que buscan los limites de su rostro sin ser descubierto por sus propios ojos. Si alguna vez ocurre se siente desnudo y no reconoce esa sombra que refleja sus mismos movimientos y pone al descubierto idénticas tácticas de su aprendida estrategia. 

“Abrázame. Ahora estás dentro de mi sueño. No me mires a los ojos. Es sólo un juego de luces reflejadas en un mismo espejo. No busques detrás, allí no hay nada, sólo hay el recuerdo del tiempo sobre azulejos blancos”.

Tuesday, April 1, 2014