Ven, sorpresa, para alumbrar el mundo.

Santiago Latorre

 

Cuando la ciudad duerme solo hay luces en los túneles subterráneos. Él, que nunca se acostumbró a la oscuridad de la noche, buscaba la soledad claustrofóbica en las heridas de una ciudad anestesiada. Bajo el cobijo de una luz anaranjada soñaba con una sorpresa que alumbrara otra vez su mundo.
 

Thursday, December 22, 2011