Nana cruel

Nan Goldin

 

I. Bryan

Siento el dolor del peso de la ausencia mientras camino por deseos abandonados por el suelo. La puerta del reencuentro se abre y el mismo agua que antes me reconfortaba ahora se acumula en tus ojos rojos. No te pediré que cruces por una habitación de la que nunca regresaré. Sé que te traicionaré. Aunque haya firmado está tregua, el fuego pronto llegará a mis labios. La diferencia entre éste y todos los demás fracasos es que, esta vez, yo lo elegí.

II. Nan

Déjame que sueñe con decirte algo antes que termines de aspirar los últimos segundos de este alto el fuego pactado. Le he escrito mi despedida delante de su última lata de cerveza con esta dirección y el número de teléfono. Estará fría, en el mismo congelador que heló todos nuestros años juntos. Hace más de una hora que nuestra vida debería estar vacía. Me he quedado sin números contando los minutos de una posible respuesta. No tengo a donde ir, pero la diferencia entre éste y todos los demás fracasos es que, esta vez, yo lo elegí.

Sunday, July 19, 2015