Ficción

Miren Pastor

 

Las mañanas sin rostro recorren la espalda desnuda de un desconocido.

Las noches sin ojos conservan un recuerdo intermite que aguarda detrás de la puerta del baño.

Los días infiltrados sujetan los extremos inconsolables de luces y sombras.

En la repetición de la realidad, sólo la ficción alumbra mi propia oscuridad. 

Friday, April 24, 2015