El diablo fue bueno conmigo

Jody Lee Lipes

 

Se acabó. Aquí nadie podría encontrarle. Estaba solo. Aislado. Desconocido. Protegido por la distancia. Sintió el alivio y una especie de esperanza que se colaba por la ventana sucia. Rendido en el confortable cansancio, derrotado por el sueño, se olvidó cerrar la puerta. Ya era tarde. Nunca pensó que siempre habrá alguien mirando detrás de un recuerdo.
 

Thursday, April 26, 2012