Julio sin título

Elkie Vanstiphout

Desde mi ventana se ve un patio que llaman interior. Muchos pisos, distintas alturas, varios bloques, distintas familias. Pero todos guardan algo en común, como un oscuro secreto y es ese patio interior, donde los motores de las máquinas de aíre acondicionado mueven artificialmente montones de ropa tendida. Lejos de la vista de todos, donde el descuído está permitido.

Su habitación también da al mismo patio interior. Tiene la mirada perdida como siempre. Es muy guapa, pero no lo sabe y no lo quiere saber. Su belleza se apaga cada día más, atrapada en una estrecha camiseta de tristeza. Se pasa horas mirando el fondo del patio. Es el techo de un garaje del que sobresalen algunas ventanas que hacen de respiraderos improvisados. En él se acumulan calcetines viejos, pinzas de la ropa, cigarrillos sin acabar, papeles y plumas de alguna paloma extraviada.

Ahora me doy cuenta que estoy pensando lo mismo. Sólo falto yo.

Sunday, July 4, 2010