La promesa

Charles Harbutt

Dicen que encerró su fe en un reloj que se paró en la hora de las promesas. La fecha, probablemente, ya no es importante. En el andén de todos los días, hay una esperanza escrita en la pared y su corazón se acelera cuando los números coinciden. Suena un pitido de puertas y una despedida sin palabras. Después, silencio.

Hoy hubiera cumplido 80 años.

Yo pronto tendré 41. En el andén de todos sus días, hay una esperanza escrita en la pared y mi corazón se acelera cuando los números coinciden.  

Thursday, July 2, 2015