Madrid, capital de lo provisional

Brassai

 

Escuchó una vez que había alguien que no sabía que era la nostalgia. No recuerda si fue una conversación real o pura ficción encerrada en el sueño de otro. Decía, tratando de explicar su razonamiento, que nunca le había pasado nada lo suficientemente bueno como para desear que ocurriera otra vez. 

Aún hoy, real o inventado, no consigue quitarse esa frase de la cabeza e intenta recordar, cerrando los ojos con todas sus fuerzas, buscando alguna imagen, algún momento. Todos los días, todas las noches. Grita con dolor que tiene que existir, justo ahora que nadie le escucha, justo ahora que no pasa ningún coche. Busca aferrarse a algún momento que sea feliz, para poder sentirlo por primera vez. Aunque no fuera suyo y pertenezca a otro. Pero sólo llueve y hace frío en esta esquina oscura. Hoy no quiere estar sola. Y es demasiado tarde para volver a casa. 

Recuerda una canción y empieza tararearla. Moviendo los pies para no quedarse helada. Lleva casi toda la semana escuchando aquel disco. Se siente bien y piensa que aquello se puede parecer a eso que estaba buscando. 

Madrid, capital de lo provisional, de lo que iba a ser sólo el comienzo.

Sunday, November 21, 2010