Ciudad infinita

Alejandro Guijarro

“Se alquila piso”, reza el cartel de fondo rojo y letras de sueños brillantes en la entrada del edificio. El portero sentado en un sillón de cuero negro espera la pregunta. “Hay muchos delante de ti”, fue su respuesta, sin querer enseñar aún sus ojos y antes que dijera una palabra. Convencido por una ilusión a punto de nacer, subimos al último piso vacío. “Desde aquí se ve toda la ciudad”, fue la única carta de presentación para entrar en esta competición amañada. 

Pero aquí arriba, asomado desde un círculo de 15 años, expropiado de sueños y recuerdos, sólo se ve una ciudad infinita

Monday, May 19, 2014