Karate Press

Debería estar escribiendo crónicas del Festival de Cine de San Sebastián. Pero mi primera reseña desde esta ciudad es sobre una revista que no tiene nada que ver con el cine, a no ser que tiremos de segundas o terceras definiciones, cuando el nombre se convierte en adjetivo. Como siempre me ocurre llego tarde, les voy a hablar del número 0 a un par de días de que se presente el siguiente en varias ciudades.
No recuerdo como llegué a conocer la revista, probablemente algún "me gusta" de algún conocido que sorteó el olvido de la arbitrariedad del algoritmo de la red social. Vi aquella alucinante portada cargada de sueños y sentí mi impulso egoista de hacerlos míos. Seguí el proceso de pedir por mail la revista, transferencia y varios días después llegó a casa. Fue todo tan extraño que me apetece contarlo así, en primera persona. Sentí el impulso de empezar a leerla por la primera página, sin ojear, ni ver el índice, como si fuera una novela. Pero no lo era, y a los pocos minutos estaba con un rotuladore amarillo en la mano subrayando parte de crónicas y entrevistas de géneros y grupos que nunca había escuchado, o si lo hice, nunca pensé que podría atraerme nada relacionado con su vida y supuestos milagros. Me gustaría compartir este impulso con algunos de estos párrafos resaltados, esperando que lo entiendan y lo sientan igual cuando tengan esta revista en sus manos:

Una/Soria: Hacía tiempo que no me ponía ese negligée que me compré para seducirlo. Me pasee por la casa. Nada. Al rato estire la manga para cubrir la mano y lo use de agarradera para sacar las lentejas del fuego. ¿Qué hicimos mal? Corazón FM. Madame Chucá.
 

Hay una gran belleza en la representación artística de la tragedia. Vademécum Satan. Pedro de Dios
Según estudios recientes, los neurólogos estiman que nuestro cerebro precisa medio segundo para que un estímulo pase del inconsciente al
consciente, por lo que adquirimos conciencia de la realidad que nos rodea con cierto retraso respecto a la velocidad de los acontecimientos. Una barrera biológica infinitesimal que nos aleja del centro, de la esencia. El enigma Battiato, David Bizarro.

 

Siempre digo que la ventaja de la poesía es que como nadie la lee, la autocensura no tiene razón de ser; y uno puede decir seimpre lo que siente y lo que piensa. Es decir, que en cierto modo la miseria libera artísticamente.

[...]

A mi me gusta pensar que la sucesión de propuestas arriesgadas, aunque efímeras, van conformando un sustrato que sirve de apoyo a nuevas propuestas. Pero luego a la hora de la verdad me temo que no es así, porque no hay una literatura que narre las propuestas de estas bandas efímeras y valientes. La literatura musical no está a la altura de lo que proponen muchos grupos. Y la principal labor de esta literatura o periodismo, es crear ese poso cultural para los que vienen después. Los héroes y sus hazañas los tenemos todos los días, de eso no falta. Lo que falta es el bardo que narre esas hazañas para que no se pierdan en el olvido. Blooming Látigo, el exilio y el reino. Luis Boullosa.

 

Duró demasiado poco. Durará para siempre. Cambió el mundo. No cambió nada. Ardió con ese fuego efímero y total de las vanguardias. Terrorismo sonoro en el siglo XXI. Mikel Primigento

 

Yo solo puedo hablar por mí mismo. Como creador estoy fuera de la sociedad. No tengo ningún tipo de responsabilidad con ella. Y nadie me protege.Nick Zedd, la carne en la cuneta. Emilio R. Cascajosa.


Karate Press es una revista que nace con la intención de hablar libremente sobre cultura y contracultura, sobre toda la música y el arte que funciona bajo el radar de los medios generales o que aporta algo desde la periferia y el margen, desde la bisagra entre los subterráneos y el “mainstream”. Karate Press pretende acoger a periodistas inquietos que vayan más allá de la hoja promocional y el servilismo publicitario, profesionales vocacionales que sean capaces de escribir con profundidad, capacidad de análisis, intención y actitud. Karate Press nace de la ética del fanzine de combate pero con la intención de llegar a todos. Al menos a todos aquellos que estén vivos aún. Por vuestro viaje.

Arte, Karate Press