Persépolis

Autor: 
Marjane Satrapi
Año: 
2007
Formato: 
Cartoné

Hablar de revolución escribiendo en un portátil y sentado en un sillón no parece que sea el mejor ejemplo para reivindicar algo. Parece que hablar de términos revolucionarios quedan relegados a otros tiempos quizás, otras personas o, por lo menos, otras circunstancias. Como Persépolis, por ejemplo, esta inusual obra que ha supuesto un punto de inflexión en el mundo del cómic.

Después de muchos años desconectado de la escena fantástica, imaginativa y visual del cómic, hace poco tiempo, gracias el descubrimiento casual del Espacio Sins Entido y su editorial imprescindible, he conseguido recordar la ilusión y encontrar una razón para volver a viejos hábitos perdidos en el tiempo. En esta ocasión, la ilustración y el diseño se han sacrificado en pos de una historia que huye de las fronteras impuestas por un trazo en negro y un hueco en blanco. Surge así un nuevo género aún por descubrir y que me apasiona más cada día: la novela gráfica. Persépolis es un ejemplo vital, como lo fue Kiki de Montparnasse.

En Persépolis todo se vuelve en contra. Nadie ya recuerda aquella civilización que bajo el nombre de Persia marcó la historia de nuestro tiempo. Se olvidó la grandeza de un país y ahora sólo queda la imagen de un presidente que apunta su dedo con gesto amenazante y que espera la respuesta de otros que sólo piensan en dominar el mundo. Terrorismo, fanatismo, religión, Islam, nuclear, peligro y otra guerra que espera un error más para dispararse. Ese es el Irán de la televisión, radio y periódicos.

Pero como si el libro estuviera predestinado, mucho antes de ser escrito, para traspasar esas fronteras pintadas de color rojo en un mapa, Marjane Satrap prepara una introducción necesaria para este recorrido autobiográfico. Un guiño a la Historia, a un pasado glorioso que intenta explicar que hay detrás de ese velo negro que cubre ahora su rostro.

Porque ese velo no fue la razón por la que un pueblo entero se sublevara antes los excesos del Sha.
Porque ese velo sólo fue la respuesta a una promesa que nunca llegó.
Porque ese velo nunca les hizo invisibles y nunca logrará ocultar ilusiones y deseos.
Porque ese velo llenó de esperanza las manos del que no tiene nada y no cree que pueda necesitar nada.

Sin embargo, la revolución que ponemos sobre la mesa no hable ni de muertos, ni destrucción, ni de odio. Parece que sin estos términos y en un ambiente de relativa libertad no se debería utilizar definiciones que fueron empleadas para cambiar regimenes políticos o el enfrentamiento de pueblos enteros contra dictaduras autoritarias. No supongo que no.

La revolución que ahora espera palpitando no busca palabras, ni banderas, ni quiere tener símbolos que busquen traer más diferencias, ni personas que se dirijan a otras miles buscando una reacción. Todo es más simple, más cotidiano y más complicado aún. Es una revolución contra uno mismo, es la lucha por echar a la desidia y el conformismo instalado en todos los poros de un cuerpo que parece hecho para estar sentado en un sofá de diseño, que asiente indiferente como unos pocos manejan los hilos de su destino, de una vida que pronto habrá que buscar en el diccionario para saber su significado.

Porque ese velo nunca pudo ocultar las ganas de aprender, la prisa por leer y saber más.
Porque ese velo invisible es mucho más poderoso que cualquiera que puedas ver y tocar.

Porque la respuesta está en los libros que otros escribieron, en lo que muchos ojos antes fotografiaron, en los sentimientos de unos pocos que inundaron de colores brillantes un lienzo en blanco, en esos que arrancaron melodías ensoñadoras de cuerdas y viento, en miles de imágenes que se guardan en cintas de 35mm y que se proyectan en sábanas blancas, como las de la habitación de este hotel que nunca existió.

Sinopsis: 
La aparición de este volumen integral demuestra una vez más la importancia que ha tenido PERSÉPOLIS, el primer cómic iraní de la historia. Con esta obra, la aclamada Marjane Satrapi consiguió, además de numerosos y prestigiosos premios, que la historieta transcendiese a la sociedad como un símbolo de tolerancia y libertad. Galardonada con el Premio Autor Revelación de 2001 y Mejor Guión de 2002 en el Festival Internacional de Angoulême.